Catedra Libre De Derechos Humanos

UCV

De-formación en Derechos Humanos.

Posted by alberto blanco-uribe en septiembre 25, 2011

Por: Alberto Blanco-Uribe Quintero

Mucha importancia atribuye la Constitución de 1999 a los derechos humanos, tanto por el amplio catálogo clasificatorio, como por las garantías de goce efectivo.

La Constitución nos identifica como un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la preeminencia de los derechos humanos; e incluye, dentro de los fines esenciales del Estado, la garantía del cumplimiento de los derechos en ella consagrados, conforme al principio de progresividad y sin discriminación alguna, de modo irrenunciable, indivisible e interdependiente, previendo la nulidad de todo acto que viole los derechos humanos, comprometiendo la responsabilidad penal, civil y administrativa de los funcionarios que lo ordenen o ejecuten.

Es obvio que, en la realidad cotidiana, este goce depende ineluctablemente del actuar de los abogados, como operadores jurídicos, reconocidos como parte del “sistema de justicia”.

Ahora bien, tamaña responsabilidad social debería ir acompañada por una completa formación universitaria, comprensiva de los aspectos conceptuales y principistas sobre los derechos humanos, y de lo relativo a su tutela judicial, tanto en derecho interno, como en derecho internacional de los derechos humanos.

Sin embargo, triste y peligrosamente la situación actual es otra, por cuanto son pocas las Escuelas de Derecho de nuestro país que contemplan temas autónomos de Derechos Humanos en sus pensum de estudios, siendo las más de las veces parcial e insuficientemente tratados por preocupados profesores de Derecho Constitucional, Internacional Público y Procesal. Claro que algunas escuelas han estado implementando seminarios diversos sobre Derechos Humanos, pero en gran número son electivos.

Las consecuencias se observan ya en escritos de abogados que pretenden clamar justicia y hasta en sentencias que buscan impartirla, paradójicamente al margen de los postulados (aunque a veces casual y felizmente coincidentes con ellos) de la Convención Americana de Derechos Humanos y de los Pactos Internacionales de los Derechos Civiles y Políticos y de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, entre muchos otros convenios internacionales, sobre los cuales no se oyó palabra en el pregrado.

La pregunta es: ¿cómo contribuir seriamente con nuestro desarrollo democrático y libertario, en el ánimo del derecho al libre desenvolvimiento de la personalidad, si los operadores jurídicos desconocen hasta la existencia misma de un trascendental derecho de los derechos humanos y su respectivo régimen jurídico?

 


Coordinador del Proyecto Cátedra Libre de Derechos Humanos U.C.V. Profesor Agregado de Derecho Constitucional U.C.V. y litigante.albertoblancouribe@gmail.com“Levántate, ponte de pie por tus derechos.”
Bob Marley

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: